Avisar de contenido inadecuado

Análisis: Magic Mouse

{
}

Hace pocas semanas Apple presentó nuevos modelos de iMac con pantallas panorámicas de 16:9, procesadores de mayor potencia, teclado inálambrico de serie y una gran novedad: el Magic Mouse, el primer ratón multitouch del mundo.

magic-mouse-boxed

La llegada de un nuevo ratón Mac no despierta tantas pasiones como un nuevo modelo de ordenador Mac o las novedades de la última versión del firmware del iPhone. Pero en este caso yo diría que era casi una necesidad; el Mighty Mouse no ha tenido lo que se dice una gran acogida (yo nunca lo he usado, pero conozco a muy pocos maqueros que estén contentos con él) y estaba claro que Apple querría aprovechar su ya famosa tecnología "multitouch" que ya usa con gran éxito en el iPhone, el iPod Touch y el trackpad de los Macbook.

magic-mouse-unboxed-2

Pero vayamos al grano: el Magic Mouse luce diseño y estilo Apple desde el momento que lo tienes delante. Viene presentado en una caja transparente como las de los iPod y, por supuesto, con el empaquetado y presentación impecables a los que Apple nos tiene acostumbrados.

magic-mouse-unboxed

Una vez fuera de la caja, el Magic Mouse sigue sorprendiendo. Primero, por su acabado brillante, en un inmaculado blanco y con un diseño totalmente minimalista. No hay botones, no hay rueda de scroll, no hay nada. Sólo una suave superficie blanca con el logo de Apple.

magic-mouse-1

Pero lo que realmente sorprende del Magic Mouse es su perfil, mucho más bajo y estilizado que el de los ratones estándar. Para que os hagáis una idea, le hecho unas fotos al Magic Mouse al lado del ratón que usaba hasta ahora, un Logitech inalámbrico normalito.

magic-mouse-logitech

magic-mouse-logitech-2

Lo cierto es que lo primero que pensé al ver un ratón tan bajo es que seguro que era muy incómodo de usar. Pero después de probarlo un rato para este análisis, tengo claro que voy a jubilar el Logitech y me voy a quedar con el Magic Mouse.

magic-mouse-perfil

Tras sacarlo de la caja, poner en marcha el Magic Mouse es muy sencillo. Primero hay que encenderlo con el interruptor que tiene en su parte inferior, y el LED al lado del interruptor se pondrá a parpadear. Luego en el Mac vas a Preferencias de Sistema > Ratón y haces clic en "Configurar ratón bluetooth".

magic-mouse-config

Tras unos segundos el Magic Mouse quedará "enlazado" con tu Mac y podrás empezar a usarlo. Es recomendable hacer luego una actualización del sistema, tal y como aconsejan en el manual de usuario. A partir de este momento, puedes configurar tu Magic Mouse en el panel de Preferencias de Sistema , y aprender además todas las funcionalidades de los gestos que puedes hacer gracias a su capacidad multitouch.

magic-mouse-config-2

Estos gestos te permiten, entre otras cosas, hacer scroll de arriba a abajo, moverte adelante y atrás (por ejemplo cuando navegas por Internet o cuando miras fotos en iPhoto) y hacer zoom de la pantalla. El Magic Mouse no tiene botones, pero puedes configurarlo de forma que la zona superior derecha funcione como botón secundario y puedas así acceder a menús contextuales fácilmente.

En contra de lo que pueda parecer por su diseño, como ya dije antes, el Magic Mouse es muy cómodo de usar. El scroll es una delicia: sin ruedas ni botones, es como hacer scroll en el trackpad de un portátil o en un iPhone. Los otros gestos necesitan un poco más de tiempo para que te adaptes a ellos, pero pueden llegar a ser muy útiles - sobre todo los de atrás y adelante. Y por supuesto, lo de que sea inalámbrico es una gozada; si hasta ahora usabas un ratón con cable, lo vas a notar, y mucho.

magic-mouse-2

Con todo, el Magic Mouse tiene también algunas pegas. Una de ellas es el hecho de que use dos pilas. Mi Logitech de antes usaba sólo una. Habrá que comprobar su duración a largo plazo después de una temporada de uso. Lo bueno es que el ratón está programado para apagarse solo tras un período de inactividad - y así ahorrar energía - y además ya te viene con dos pilas puestas (todo un detalle de Apple, que nos tiene acostumbrados a tener que comprarlo todo aparte).

Otro problema del Magic Mouse, y sobre el que he leído ya varias quejas en Internet, es la velocidad del puntero. Aun poniéndolo al máximo en las opciones de configuración, hay gente a la que le sigue resultando lento. Esta lentitud es especialmente molesta si tienes un monitor grande (a partir de 24''), porque te obliga a levantar el ratón cada dos por tres y tardas más en recorrer la pantalla de punta a punta. Por suerte esto tiene fácil solución: instalar MouseZoom, un panel de configuración extra que se añade a las Preferencias de Sistema de tu Mac y te permite aumentar la velocidad del cursor de Magic Mouse.

magic-mouse-config-3

En resumen, el nuevo Magic Mouse de Apple es sin duda el complemento perfecto para tu Mac, no sólo por su espectacular diseño, sino porque además te permite aprovechar las funcionalidades del multitouch en tu ordenador. Es estéticamente muy bonito, y gracias a su conexión Bluetooth puedes librarte de un cable más en la mesa. Mi consejo: si puedes, pruébalo en una tienda Apple para asegurarte de que su escasa altura te será cómoda (a mí me sorprendió!) y si lo es, no te lo pienses. Es el ratón ideal para el Mac.

{
}
{
}

Comentarios Análisis: Magic Mouse

[...]lambrico de serie y una gran novedad: el Magic Mouse, el primer ratón multitouch del mundo. … Read more:  Análisis: Magic Mouse Posts RelacionadosMighty Monitor: consulta la bateria disponible en tu teclado o …[...]
[...]one" href="http://www.solomacs.com/" target="_top">Solo Macs nos ofrece otra semana un buen análisis: Magic Mouse de Apple, el primer ratón multitouch del mundo. Nuestra Chica Geek también nos hace llegar un completo análisis: Palm Pre[...]

Los comentarios para este blog están cerrados.