Avisar de contenido inadecuado

Análisis: Magic Trackpad

{
}

Desde hace unas semanas hay un dispositivo menos en mi escritorio - el ratón - y un dispositivo nuevo, al lado del teclado del Mac. Es el Magic Trackpad, una adaptación del excelente trackpad de los portátiles de Apple para ser utilizado con los Mac de sobremesa.

trackpad-closeup
Clic para ampliar

El Magic Trackpad fue presentado el pasado mes de julio, y Apple ha tenido el detalle de enviarnos uno para que podamos probarlo  y experimentar las sensaciones de tener un "ratón de portátil" con un iMac.

trackpad-teclado-2
Clic para ampliar

El primer punto a destacar es el impecable acabado del trackpad. Está fabricado en vidrio de alta resistencia y tiene exactamente el mismo tacto que los MacBooks Pro, muy suave y muy, muy sensible.

trackpad-perfil
Clic para ampliar

El Magic Trackpad funciona con dos pilas AA que vienen incluidas en la caja. Igual que en el teclado inalámbrico de Apple, las pilas van en la parte superior del dispositivo, en un compartimento que cuenta con una ranura para poder abrirlo. Eso sí, necesitarás una moneda o similar para poder hacerlo. Es un poco engorroso, pero tampoco necesitarás abrirlo muy a menudo gracias a un más que razonable consumo de energía: el trackpad detecta automáticamente cuando está inactivo y se apaga solo, alargando considerablemente la vida útil de las pilas.

trackpad-pilas
Clic para ampliar

Configurar el Magic Trackpad es bastante sencillo. Lo primero de todo, asegúrate de que tienes la última versión de Mac OS X instalada (10.6.4), así como todas las actualizaciones disponibles. Enciende el Magic Trackpad y conecta el Bluetooth. Ahora toca enlazar el trackpad con el ordenador, cosa que puedes hacer desde el menú del Bluetooth en la esquina superior derecha, o desde las Preferencias de Sistema, apartado Trackpad, haciendo clic en el botón Configurar trackpad Bluetooth.

trackpad-linking

trackpad-config

El apartado Trackpad de las Preferencias de Sistema contiene todas las opciones de configuración del Magic Trackpad: velocidad del cursor, del doble clic y de desplazamiento, gestos, clic secundario e incluso nivel de batería. Lo mejor es que todas las funcionalidades que puedes activar vienen acompañadas de un vídeo explicativo que te muestra de forma muy visual en qué consiste cada una de ellas.

trackpad-gestos

Como ya he dicho antes, el Magic Trackpad está inspirado en el trackpad de los portátiles de Apple, pero es bastante más grande. Según Apple, tiene un 80% más de superficie, lo que lo convierte en el trackpad más grande que han fabricado hasta ahora. Con todo, hay veces que sin querer se te escapan los dedos fuera de la superficie, en especial en el momento de "arrastrar" el cursor como cuando mueves ficheros de una carpeta a otra, o cuando estás seleccionando un área dentro de una imagen en Photoshop. En general, las tareas que implican arrastrar y soltar elementos de un lado a otro son las que te lo ponen un poco más difícil a la hora de acostumbrarte al Magic Trackpad - sobre todo si tienes habilitada la función del toque suave para hacer clic.

trackpad-tacto

Lo que es una verdadera gozada es el tacto de este trackpad. Es increíblemente suave, se siente muy agradable bajo la yema de tus dedos. Me encanta también su extraordinaria sensibilidad al toque a la hora de hacer clic, si tienes activada esta función. Claro que esa sensibilidad puede tener su lado negativo también: hay veces que haces clic sobre algo sin querer. Para los amantes del diseño, como podéis ver por las fotos que acompañan este post, el Magic Trackpad es un producto puramente Apple, que además queda perfecto al lado del teclado Apple - sobre todo si usas el modelo inalámbrico.

trackpad-teclado-1
Clic para ampliar

A mi manera de ver, el Magic Trackpad es ideal para quienes están acostumbrados a usar el trackpad de su portátil Mac y lo echan de menos al usar un ratón "estándar"; por ejemplo, si tienes Mac de sobremesa y MacBook Pro, o si hasta ahora trabajabas siempre con portátil y te acabas de pasar a un sobremesa. No lo veo como un dispositivo imprescindible, con el que tengas que sustituir tu ratón de forma inmediata.

trackpad-imac

Pero si estás pensando en cambiarte el ratón por uno nuevo, quizás el Magic Trackpad sea una buena alternativa. Sólo te costará unos días de adaptación a una nueva manera de usar el cursor en pantalla, más los 69€ de rigor en la Apple Store. En mi caso, lo que empezó como un "voy a probarlo para el análisis" se ha convertido en un compañero de trabajo diario al que ahora me costaría renunciar.

{
}
{
}

Comentarios Análisis: Magic Trackpad

Hola, yo me compré el magic y funciona estupendo pero lo del vidrio de alta resistencia es discutible. Al quinto día de la compra se me cayó de la cama al suelo con alfombra (caída de menos de medio metro amortiguada) y el vidrio tiene una preciosa raja de punta a punta.

La respuesta de la tienda fue que como se me ha caído no me cubre la garantía. Así que ya me diréis dónde está el vidrio de alta resistencia...
Juan Juan 17/01/2011 a las 11:44

Los comentarios para este blog están cerrados.